domingo, 2 de noviembre de 2014

A MI MADRE

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Hoy regreso hasta ti
al vientre palpitante
que me devolvió al mundo
y fui rosa de otoño y hoja seca,
la uva dulce y suave
el rojo atardecer
a veces nube gris y otras tormenta;
 
A veces tempestad y otras remanso
fui carne de tu carne
la risa de tus ojos,
la espiga acariciada por tus manos
la que viste crecer
y llorar en tu seno
la que inició su vuelo al infinito.
 
Hoy regreso hasta ti
con lunas plateadas en el pelo
sin ser mía ni tuya
sin poseer más bienes que la lluvia,
este soplo de aire nacarado
y tu inmensa bondad
al darme vida.

2 comentarios:

  1. No podía tener otro título, ni ser más bello el poema.
    Un saludo

    ResponderEliminar