martes, 7 de febrero de 2012

EN LA TIERRA DEL OLVIDO




Deslicé en la pendiente de la muerte
las manos los ojos y la boca.

Los ojos ciegos por la ira
la boca despoblada de palabras
las manos, sin alba entre los dedos.

Escuché en el silencio agonizante
el insólito grito del invierno.

Llegó la madrugada hiriendo el vientre
de un niño socavado por el hambre.

No besará la luz de otra mañana
aquél que erró a la hora de nacer.

Fue parido en la tierra del olvido
donde nadie hace eco de su llanto.

10 comentarios:

  1. genial, tiene tanta fuerza... un beso

    ResponderEliminar
  2. Es inmenso..( donde nadie se hace eco de su llanto )felicidades !!

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo poema.
    Ha sido un placer pasar por tus letras.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Gracias andros. Un placer que te haya gustado.Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Gua, impactante y muy bien acompañado por al foto. Me ha gustado muho Inma, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Amaia. Un abrazo también para ti.

    ResponderEliminar